El año de los grandes retos para la Industría

Óscar Ramírez, CEO  GYJ, #Editorial

El año 2017 trae grandes retos para nuestra industria; Colombia se encuentra ejecutando el más grande plan de infraestructura de su historia que, por definición, lo llevará a demandar una cantidad de acero nunca antes vista en nuestra historia.

En tan solo 4 años habremos pasado de 73 a casi 90 kilos de acero per cápita; según Bloomberg, este año cerraríamos con 93 kilos de acero por cada colombiano, algo así como 4.4 millones de toneladas. Así que el momento por el cual pasa nuestro país exigirá más de nosotros como empresarios del acero.

Por esto mismo hemos creado ‘Camacero VIPS’, que más que un acrónimo, es la hoja de ruta de nuestro sector, que nos llevará a fortalecernos y nos preparará frente a los retos que nos trae una Colombia en construcción.

Camacero VIPS no solo buscará Velar por el libre comercio respetando al productor nacional, sino también, por todos sus intereses. Además de eso, esta hoja de ruta está concebida para que seamos un vehículo de networking, y así Integrar a las empresas del acero con empresas de otros sectores para, de esa manera, encontrar oportunidades de negocios y beneficios. De igual forma, vamos a fomentar la Promoción del uso del acero en el sector Gobierno, en el sector de la construcción y en la academia para, de esa forma, aumentar su consumo. También, por medio de la VIPS fomentaremos la Sostenibilidad de las empresas del acero, gracias a los diferentes convenios empresariales que tenemos para nuestros asociados y los diferentes eventos que tenemos preparados, en los que prima la transferencia de conocimiento y la colaboración del grande al pequeño empresario, ya que si a ellos les va bien, a todo nos irá mejor.

¿Cómo lo haremos?

Estando en comunicación constante con todo el sector por medio de nuestros propios canales de comunicación, como la revista Infoacero, nuestro espacio radial y charlas permanentes. Las 6 charlas que haremos este año tratarán temas relacionados a la sostenibilidad del sector, y en los 5 almuerzos regionales y 3 encuentros subsectoriales (malleros, estructureros y comercializadores) conversaremos con los empresarios y cada región sobre su situación para así saber de primera mano sus necesidades y ver cómo la cámara les puede colaborar.

Con Camacero VIPS lograremos soportar las exigencias que nos trae una Colombia que necesitará acero como nunca antes. Así que es nuestro momento; un momento para dejar las diferencias a un lado, y para ya no vernos como competidores sino, más bien, convertirnos en ‘coopetidores’: competidores que colaboran.

Entonces los invito a que trabajemos y pensemos como uno solo y no como empresas atomizadas en varios gremios ya que el éxito será más fácil si lo hacemos entre todos.