Se componen por un alma en poliestireno expandido, recubierto en cada una de sus dos caras por una malla electrosoldada.

Permiten reducir la carga muerta hasta un 60%, aumentar la velocidad de ejecución un 50% y reducir costos en un 15%.